Quienes somos

Nosotros

Unidos por el amor hacia Sierras de Bellavista, somos un grupo de sierrinos

que a través de la nobleza del vino y los nexos con su entorno natural

busca dejar una huella imborrable en el corazón de este lugar.

El Equipo

  • Jacques Ergas
    Jacques Ergas Director
  • Camilo Rahmer
    Camilo Rahmer Enólogo y Director
  • Igal Ergas
    Igal Ergas Director y Gerente de Marketing
  • Gianfranco Gamelli
    Gianfranco Gamelli Viticultor

Historia

Camilo y Jacques
Camilo y Jacques

Camilo y Jacques deciden emprender este proyecto innovador y visionario.

2010: Inicio de actividades
2010: Inicio de actividades

Se limpia el terreno y se cavan los hoyos para plantar las parras

2010: Se planta la primera parra
2010: Se planta la primera parra

Junto con 1.5 hectáreas más de Riesling y poco más de 0,5 hectáreas de Pinot Noir

2012: La viña toma forma
2012: La viña toma forma

El poleo, parte de la flora típica del lugar, se empieza a notar en los pasillos entre parras

2013: Primeras uvas
2013: Primeras uvas

La viña se viste de verde por primera vez y empiezan a brotar las primeras uvas

2013: Primera cosecha
2013: Primera cosecha

Se alcanza a cosechar la suficiente uva para sacar una sola botella de nuestro Riesling

2013: Nuevo terreno
2013: Nuevo terreno

Se elige y se limpia un nuevo terreno para una nueva plantación

2013: Primeros hoyos
2013: Primeros hoyos

Se hacen los hoyos y se planta 1,5 hectáreas de Chardonnay

2013: Primera gran cosecha
2013: Primera gran cosecha

Las uvas empiezan a desarrollarse preparándose para la primera gran cosecha

2014: Primera vendimia
2014: Primera vendimia

Se realiza la primera vendimia oficial de la viña. Se cosechan alrededor de 1.000 kgs de uva

2014: Imagen corporativa
2014: Imagen corporativa

Se construye la imagen de marca incluyendo logo, etiqueta y botellas, entre otros. Se embotella el Riesling 2014

2014: Construcción del tranque
2014: Construcción del tranque

Se comienza a construir un tranque que sea capaz de solventar el riego de la viña

2014: 18 de Septiembre
2014: 18 de Septiembre

Se realiza un asado dieciochero con toda la comunidad de Sierras de Bellavista para presentar el vino

2014: Guía Descorchados
2014: Guía Descorchados

Riesling 2014 obtiene 94 pts en la Guía Descorchados obteniendo además las distinciones de Blanco Revelación del Año, Mejor Riesling de chile y el Elegido de Alto Colchagua

2015: Degustación para la comunidad
2015: Degustación para la comunidad

En la semana más concurrida de Sierras de Bellavista, se realiza una degustación para toda la comunidad la cual se transforma en todo un éxito

2015: 2da Vendimia oficial
2015: 2da Vendimia oficial

Se realiza la 2da vendimia oficial con la participación de nuestra comunidad. Se cosechan más de 3.000 kgs de Riesling y más de 600 kgs de Pinot Noir

2015: Laguna terminada
2015: Laguna terminada

Se termina de construir la laguna

De una conversación que tuvieron en el verano de 2010 Camilo Rahmer, enólogo y sierrino desde joven, y Jacques Ergas, perteneciente a una de las familias antiguas que visitan las Sierras de Bellavista, nació un sueño. Conociendo los suelos y el clima, Camilo tuvo la certeza de que las condiciones especiales de la Sierra darían un vino de carácter único, por lo que en solo un par de horas de escuchar su propuesta, Jacques quedó convencido de que podía ser una gran idea. Ambas familias, compartiendo el amor y respeto por este lugar mágico donde pasaron su infancia y juventud y hoy ven crecer a las nuevas generaciones, se sumaron en este proyecto que dio por resultado los primeros pasos de una nueva viña fundada a más de mil metros de altitud, la Viña Sierras de Bellavista.

Los estudios de suelo y climatológicos solo confirmaron lo que ya se podía sentir luego de pasar tantas temporadas allí: el clima cordillerano fresco guardaba una similitud particular con las regiones de Alemania y Alsacia. Las faldas del volcán Tinguiririca, el mismo donde cayó el recordado avión de los rugbistas uruguayos décadas atrás, son responsables de los suelos volcánicos, característicos por su buen drenaje y alta mineralidad. Estas características eran un buen presagio de lo que vendría.

Convencidos de que se encontraban ante una oportunidad, se hicieron los análisis con miras a decidir las cepas adecuadas y proyectar una plantación coherente con el paisaje del lugar. Esa misión le fue encargada al paisajista Juan Grimm quien identificó en el terreno un claro anfiteatro con vista a la cordillera nevada. Fue de esa manera como se plantaron las viñas en forma concéntrica de cara a los Andes.

En el año 2010 se hizo el primer hoyo y se instaló la primera planta. Junto a ella, por las características del lugar y el gusto de los fundadores, se plantaron una hectárea de uvas para Riesling y media hectárea para Pinot Noir. Nuestra incipiente viña quedó a cargo y cuidado de personas que no tenían ninguna relación con lo agrícola ni menos conocimientos vitivinícolas.

Todo fue bastante complicado: la lejanía de centros urbanos, el invierno crudo, los miles de conejos y, sobretodo, la falta de experiencia. Durante esos primeros dos años la viña pareció no funcionar y nos vimos enfrentados a una difícil decisión: insistíamos en nuestra ilusión de saborear un vino cosechado en las Sierras de Bellavista o abandonábamos la aventura.

Seguimos. Camilo recomendó a un amigo que trabajó junto a él en la Viña Tres Palacios para el puesto de viticultor. Así es como Gianfranco Gamelli asumió el cargo de administrador de la Viña. Él, conocedor de las Sierras de Bellavista desde sus años de universidad debido a su afinidad por el montañismo y deportes aventura, aceptó el desafío. Tras su primer año de trabajo, que se concentró en la reestructuración de la Viña desde sus conocimientos profesionales, y junto con la experiencia que aporta Camilo Rahmer al proyecto, en marzo de 2013 al fin pudimos realizar una cosecha mínima que alcanzó nada más para una botella y sirvió para que conociéramos “como venía la mano”. El resultado, es decir, el vino, nos sorprendió, lo que hizo aumentar nuestras expectativas ante la cosecha que vendría el año siguiente. El invierno de ese mismo año plantamos una hectárea y media de Chardonnay.

Finalmente, en marzo de 2014 realizamos la primera vendimia oficial de la Viña Sierras de Bellavista. Se cosecharon más de 700 kg de Riesling y 300kg de Pinot Noir. Unos meses más tarde, invitamos a participar en nuestro querido proyecto al artista Samy Benmayor y a la agencia de diseño DEO para crear la imagen de la marca y la presentación de los productos.

La Viña estaba comenzando a funcionar. Con mucha alegría recordamos nuestra primera presentación en sociedad que ocurrió en diciembre de 2014. Meses antes habíamos mostrado nuestro vino al especialista Patricio Tapia para la guía Descorchados 2015 que, finalmente, dio a nuestro Riesling el premio “Mejor Riesling de Chile”, entre otros. Poco después, en enero de 2015, las revistas El Campo y Wikén nos otorgaron el premio “Vino innovador de la zona central de los Andes”.

Como una manera de retribuir a la comunidad con la magia que nace de nuestras montañas, decidimos realizar una degustación junto a los vecinos e invitarlos a nuestra segunda vendimia. La fecha escogida fue la Semana Bellavistina: siete días durante febrero en los que las Sierras de Bellavista festejan su aniversario y se concentran la mayor parte de los veraneantes. Llegaron más de 50 personas a ofrecer su ayuda, sin la cual no hubiésemos podido cosechar los más de 3 mil kg. de Riesling y mil de Pinto Noir, con los que esperamos poder ofrecer en el futuro este delicioso vino que guarda en sus características la belleza de la Cordillera y la pureza del clima de montaña.

Filosofía

A través de nuestros exclusivos vinos de montaña, frescos y de carácter único, queremos compartir con el mundo un poco de la magia que surge de nuestro viñedo